Altas Capacidades ¿qué son y cómo se diagnostica?

Cuando se hace referencia a Altas capacidades se viene a la mente la palabra Inteligencia. Tradicionalmente se define a las altas capacidades como “el destacar en determinadas áreas por encima de la media” (Vallejo y Morata, 2015, p 69.). Con anterioridad solo se medía las Altas Capacidades basándose únicamente en el Coeficiente Intelectual superior a 130, sin embargo en los últimos años y con el aumento de información y de casos de estudios, ya no es el único parámetro que se toma en cuenta. Con la teoría de las Inteligencias Múltiples presentada por Gardner a partir de 1986, se abre el panorama a integrar una serie de parámetros para determinar a una persona con Altas Capacidades.

“La detección de la sobredotación intelectual va más allá de una simple prueba de inteligencia para obtener un valor numérico de coeficiente intelectual. Implica también una serie de metodologías cualitativas y cuantitativas estructuradas en pruebas estandarizadas, como la escala de inteligencia de Wechsler en adultos y para niños, así como una serie de pruebas psicológicas y el análisis del entorno social y biológico permite la identificación de una persona sobredotada” (García, 2017).


Un niño de Altas Capacidades no sólo tiene una inteligencia muy superior a la media, sino una emotividad, motivación, personalidad, creatividad y temperamento que se desarrollan de forma completamente diferente a los del resto de niños de su edad. Se sienten “diferentes” y en ocasiones pueden llegar a ocultar sus talentos para ser aceptados por el grupo. (García, Sierra, 2011, p 61).


En Estados Unidos la Asociación Nacional de Niños Superdotados (National Association for Gifted Children) define a las personas de alta capacidad como: Aquéllas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la Música, la Lengua, etc.) o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la Pintura, la Danza, los Deportes, etc.).



Javier Tourón uno de los grandes defensores de las Altas Capacidades en España nos menciona un conjunto de 21 características aplicables a niños sobresalientes con relación a su intelecto:

  • Estado de alerta inusual ya en la infancia

  • Aprendices rápidos, capaces de relacionar ideas con rapidez

  • Retienen mucha información y suelen tener buena memoria

  • Vocabulario inusualmente amplio, uso de estructuras oracionales complejas para la edad

  • Comprensión avanzada de los matices de las palabras, metáforas e ideas abstractas

  • Les gusta resolver problemas que involucren números y acertijos

  • En gran parte autodidactas, leen y escriben ya en su edad preescolar

  • Inusual profundidad emocional, intensos sentimientos y reacciones, muy sensibles

  • El pensamiento es abstracto y complejo, lógico e intuitivo

  • El idealismo y el sentido de la justicia aparecen a una edad temprana

  • Gran preocupación por temas sociales y políticos y por las injusticias

  • Atención más prolongada, persistencia en la tarea y concentración intensas

  • Preocupados por sus propios pensamientos, sueñan despiertos

  • Capacidad de aprender las habilidades básicas más rápidamente con menos práctica

  • Hacen preguntas de indagación, van más allá de lo que se les enseña

  • Amplia gama de intereses (aunque a veces extremo interés en una sola área)

  • La curiosidad altamente desarrollada; preguntas ilimitadas

  • Gran interés por experimentar y hacer las cosas de manera diferente

  • Tendencia a relacionar las ideas o las cosas en formas que no son corrientes u obvias (pensamiento divergente)

  • Agudo y a veces inusual sentido del humor, sobre todo con juegos de palabras


Adicional a esto también aplican los siguientes criterios en cuanto comportamiento en clase:

o Suele fracasar en acabar cosas que ha comenzado

o A menudo parece no estar escuchando cuando se le habla

o Se distrae con facilidad

o Tiene dificultades para concentrarse en el trabajo de clase y otras tareas que requieren mantenimiento de la atención

o Tiene dificultad para permanecer quieto en ciertas

o Suele corretear por la clase en momentos inapropiados

o Se mueve en su sitio constantemente

o Tiene dificultad para permanecer sentado

o Se mueve excesivamente durante el sueño

o Está siempre inquieto y realiza los movimientos de forma muy rápida

o A menudo actúa antes de pensar

o Cambia excesivamente de una actividad a otra

o Tiene dificultades para organizar el trabajo

o Necesita mucha supervisión

o Frecuentemente habla en clase

o Tiene dificultad para esperar su turno en juegos o situaciones de grupo


Como podemos ver la similitud de comportamiento en un niño de TDAH y Altas capacidades es sorprendentemente similar, de ahí la confusión en el docente al momento de tratar con ellos.


En nuestro país existe aproximadamente 1 millón de niños detectados más no atendidos en su totalidad considerados como sobresalientes, sobre dotados, superdotados o de altas capacidades, todos estos términos aplicables al mismo concepto. En muchas ocasiones se confunde un alto rendimiento escolar con altas capacidades, cuando generalmente un niño de Altas Capacidades presenta una serie de criterios y comportamientos sumamente similares a los niños con TDAH.


Al igual que un diagnóstico de TDAH, un verdadero diagnóstico para determinar si un niño tiene Altas Capacidades es sumamente costoso, largo y cansado que muchas veces no se llega a concluir. Se está hablando de un promedio de 14 sesiones con una aplicación de más de 5 baterías de Test diferentes y un costo aproximado promedio de 8 mil a 10 mil pesos, muy inaccesible para la mayoría de las familias de nuestro país.



De aquí se puede partir de el por qué no se detectan a todos los niños que son sobresalientes y que se les dé un ajuste curricular dentro de la escuela para el desarrollo de su potencial. Aunado a esto son niños que sufren bullying y que son todo un reto para los profesores, ya que debido a su comportamiento y forma de cuestionamiento, bajas calificaciones y rendimiento, es más fácil catalogarlos como rebeldes o desobedientes y no hacer ni siquiera un esfuerzo por aplicar alguna herramienta de detección de altas capacidades.






Referencias:

García Ron, A. y Sierra Vázquez, J. (2011): Niños con altas capacidades intelectuales. Signos de alarma. Perfil neuropsicológico y sus dificultades académicas. Anales de Pediatra Continuada. AEP. Vol 9. Núm 1.



García, F. (9 Agosto 2017) ¿Qué hay que hablar de la sobredotación en México? Cd de México, México, Agencia informativa Conacyt. Disponible en: http://conacytprensa.mx/index.php/sociedad/asociaciones/16128-sobredotacion-intelectual-mexico


Tourón, J. (2020). Inventario de Habilidades de Aprendizaje. (HabilMind S.L.) Recuperado el Enero de 2020, de Habil Mind: https://unir.habil.tv/api/pruebagenerica/83/pg_public_index/200025701



Vallejo Molina, Paula; Morata, Mónica F. (2015) Intervención psicoeducativa en un caso de altas capacidades Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, vol. 2, núm. 1, pp. 69-74 Universidad Miguel Hernández de Elche Alicante, España. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=477147185009


135 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo